No me estreses más: 6 pasos para librarse de una relación tóxica

La vida moderna nos ofrece muchas posibilidades, tantas, que a veces nos sentimos un tanto empachados. Casi como intoxicados. Para hacer que nuestro cuerpo se sienta mejor, sabemos que podemos optar por una bebida o una dieta detox que nos ayude a equilibrar pero, ¿qué pasa con nuestra mente? ¿Existe algún remedio que nos ayude a desintoxicarla, no de las grasas, sino de los ambientes y de las personas o de una relación tóxica que nos genere estrés y angustia cada día?

Esa es la pregunta que la conocida psicóloga Silvia Olmedo, se plantea en su libro Detox emocional: Cómo sacar de tu vida lo que te impide ser feliz(Planeta, 2016). Sin embargo, la solución parece algo más compleja, puesto que si bien, nuestra voluntad nos ayuda a conseguir no probar un alimento que no nos sienta bien, “si hay una persona que es altamente tóxica, tú puedes tener la voluntad de intentar ponerle límites, pero si esa persona no respeta tu decisión, el proceso se puede volver extremadamente difícil”.

La experta explica que hay que estar atentos a síntomas como “una sensación de malestar, tristeza, falta de libertad, el sentir que alguien o algo tiene un exceso de control sobre nuestras vidas, o sentimientos de miedo y culpa”, alertando de que esas personas o relaciones tóxicas pueden ser también la causa de “síntomas de ansiedad y depresión”. Sin embargo, también insiste en que tampoco podemos obsesionarnos con esto de las personas tóxicas, ya que “no siempre se puede sacar completamente de nuestra vida una persona o un ambiente tóxico, lo que sí podemos es aprender a poner límites, para minimizar el daño que nos hacen”. Así, hace ver que “existen grados de toxicidad emocional y al igual que es difícil respirar aire puro o comer alimentos sin ningún químico en nuestro mundo actual, es difícil vivir en un ambiente emocional 100% sano”. La idea por tanto pasa por poner de nuestra parte para hacer que ese porcentaje de toxicidad sea el menor posible.

Las áreas de nuestra vida que más nos intoxican

Las personas más cercanas a nosotros son, por lógica, la que más nos influyen emocionalmente.  Unos padres excesivamente críticos pueden dañar nuestra autoestima, un amigo que solo nos utiliza y no nos aporta puede saturarnos, y una pareja con la que nos cegamos, por aquello de que “hay que hacer todo por amor”, puede minarnos en muchos sentidos.

Sigue leyendo en S moda: https://smoda.elpais.com/belleza/bienestar/6-pasos-desintoxicarte-emocionalmente/

No Comments Yet.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *