TRABAJO

A los cinco años decidí que quería ser escritora, y al revés que muchos niños, mantuve mi intención. Entonces me pregunté, ¿qué es lo que tiene que estudiar una, para “de mayor” escribir libros? Así me encontré con el Periodismo, y descubrí la segunda de mis pasiones. Lo de la Sexología, ya fue el triple salto mortal. Puestos a escribir, qué mejor que hacerlo sobre algo que me apasionara, y pocas cosas despiertan mi pasión tanto como el sexo.

Después de hacer mis pinitos en radio y tele, en medios regionales, y de probar con el mundo cultural en revistas gratuitas, extrañamente, aterricé en el mundo del periodismo sanitario, de ahí al de la Salud Sexual, y gracias a un master en Sexología, acabe abriéndome a todas las perspectivas, que no son pocas,  desde las que se puede hablar de sexualidad.