Mi opinión sobre la película “Cincuenta Sombras de Grey”

Pensaba ir a verla con las chicas, y de hecho, ya teníamos hasta los corsés y las esposas listas, pero finalmente Control nos invitó a ver la película de “Cincuenta Sombras de Grey” en los Cines Capitol, y la verdad, tras verla, pude decirle a mis amigas que mejor que se ahorrasen la entrada.

Aquí os dejo mi opinión sobre la misma que he publicado en el Blog Eros de El País. 

Creíamos que no íbamos a caer pero, ahí va: “mis cincuenta sombras” (heladas y sin Grey)

Por: Silvia C. Carpallo | 23 de febrero de 2015

No sé si alguna vez os habéis grabado en vídeo haciendo el amor. Para los que no, os cuento un poco sobre estas sensaciones. Generalmente, cuando estás en pleno acto, en tu mente, todo es muy sexy, erótico y sugestivo, cada gesto y cada mirada te parece de película, y todas esas frases para ponerse a tono te parecen súper calientes. Y lo son, precisamente, porque estás caliente. Una vez en frío, cuando te dispones a ver el vídeo en cuestión, la perspectiva cambia bastante. Ya nada te parece tan sexy como pensabas, y las frases que sonaban tan bien en tu cabeza, según las oyes en la pantalla, te parecen más cómicas que otra cosa. Al final, los únicos jadeos que se escuchan son los de vuestras risas. Pues bien, algo así es lo que he sentido al ver la película de Cincuenta Sombras de Grey.

Me excitó el libro. Sí, es machista, me cabrea, y por supuesto no es la obra literaria del siglo, lo sabemos, pero su cometido, que era el de humedecer al personal, lo cumplía. Para mí leer Cincuenta Sombras de Grey fue equivalente a ver una película porno, pero en versión libro: solo esperaba que me pusiera a tono para pasarlo, luego, bien un rato. La película, en cambio, me ha dejado más bien fría, como en medio de cincuenta sombras, y con poca luz que añadir al respecto. No soy crítica literaria ni de cine, no es mi intención valorar la calidad de la cinta, para eso ya están otros, pero sí comentar algo acerca del quid de la cuestión, que no es sino la sensualidad que toda mujer busca cuando compra una entrada para ver esta película.

Tras todos los debates surgidos no esperaba que fuera especialmente explícita, y sabía que las escenas sexuales distarían bastante de las descripciones de su versión literaria, pero no es tanto eso, como que le falta erotismo. Cosa que el libro sí tenía. El erotismo no se trata de lo que se muestra, sino de lo que se sugiere, y la verdad es que a mí el film, pese a tener unas cuantas escenas moviditas me ha sugerido poco en lo que a sensualidad se refiere.

Sigue leyendo…

 

No Comments Yet.

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *